Alvaro Villagrán Ochoa

Senda de muerte

Novela

242 pp. Serie imaginación # 4 . Primera edición 2001
ISBN: 1-931139-04-0





A pesar de la perfección que los rodeó, los tres asesinatos que recrea esta novela política no son perfectos. Los tres arrojan patrones de comportamiento similares cuya incidencia los denuncia y fueron perpetrados en contra de figuras públicas de profunda relevancia para los mexicanos. Todos fueron consumados en lugares públicos y de alta concentración humana: un aeropuerto, un mitin político y las inmediaciones del Monumento a la Revolución en la ciudad capital. Fueron, asimismo, ejecutados a plena luz del día y ante la presencia de una multitud y, como última pero no menos contundente coincidencia, los tres se llevaron a cabo ostentosamente para que deliberadamente se conociera de ellos. Es decir, la tesis que aquí se plantea es que ninguno fue clandestino o anónimo, lo que los destacó, por escandalosos, como crímenes de Estado.

Dada la impunidad de estos actos y las consecuencias públicas que de ellos se han desprendido, Alvaro Villagrán Ochoa ha recreado pasajes y vertido conclusiones naturales que la orquestación oficial y el encubrimiento público nunca permitieron que la población conociera. Este novelista, se basa en hechos reales, en circunstancias irrefutables y cambia los nombres de los actores involucrados pero a su vez haciéndolos evidentes como queriendo denunciar a los perpetradores.

Acude a estos recursos como ser humano deseoso de revelar misterios: a pesar de la abundante literatura producida en torno a los tres asesinatos, a pesar del paso del tiempo, de las versiones oficiales, de los recursos de la criminología y de la investigación, la angustia no cesa ni los resultados satisfacen. Lo revelado no ha sido suficiente y ante tal ausencia es cuando todos, escritores o no, acudimos a la elaboración de mundos que armen el desesperante rompecabezas de lo horrendo, mundos que convenzan a nuestra profunda intimidad y calmen nuestra ansia de verdad. Y, como todo mexicano, Villagrán Ochoa no se escapa: con paciencia de investigador y testigo que ha agotado todas las instancias, él también acude a la imaginación pero lo hace de forma fundamentada, creando un universo con referencias reales para revelar el misterio, para darnos el descanso que se produce al descubrirse más realidad sobre los hechos. Baste aquí revelar, entonces, este trozo novelado que muestra la visión literaria de Villagrán Ochoa para calmar lo que a muchos aún nos sigue atosigando: ¿Cómo fue la tarde, el momento exacto del asesinato de quien en vida estuviera en el umbral del poder supremo?: Ni un minuto antes, ni uno después, hubo Luis Donaldo Cordero de toparse con su destino en el día y hora que le fue señalado. A ello fue a Lomas Taurinas y, justo a tiempo a su cita, llegó aquella fresca tarde primaveral que vestía en el crepúsculo el rojo mismo con que la sangre el suelo teñía, y que el cielo recogió como propio para diseminarlo entre sus nubes, dando la impresión de horizonte en llamas, cirniéndose muerte sobre la ciudad ese anochecer de cobardía...

Alvaro Villagrán Ochoa (Cananea, Sonora, México), hizo estudios de derecho en la universidad de su estado natal donde formó parte activa del movimiento cívico-estudiantil de 1967, un antecedente del sucedido un año después en la Ciudad de México. Se ha desempeñado como empresario en México y Estados Unidos, últimamente en el campo del periodismo como colmunista y director y editor general de El Heraldo de Las Vegas, Nevada. Fue colaborador del diario Excélsior en la capital mexicana y es autor de la obra monumental México, razón de ser (1996), un volumen de más de 800 páginas que hace un estudio profundo sobre el desarrollo social y político del país azteca desde la época de independencia hasta la actualidad.

 

Precio del Libro
$15.00 c/u
$2.00 de Empaque y Envío

 

 

Derechos Reservados ©1997- 2014 Editorial Orbis Press
Ultima actualización: Enero 2014