Eleazar Dojaque

Eleazares y Dojacadas

Imágenes humorísticas al fin del milenio.

Cartones editoriales, dibujos y collages. Prólogo de Manuel Murrieta Saldívar.

203 pp. Primera edicion. Diciembre 2000.
ISBN 1-931139-02-4

Eleazares y Dojacadas es el resultado de un ser sensible que muestra la realidad, por más cruel o gozosa que sea, con emotiva alegría. Porque la característica constante de esta obra, que conjunta más de una década de labor, es la de producir un humor con cierta inocencia, con algo de nobleza, con bastante ocurrencia y mucha espontaneidad. No es sólo un producto intelectual sino también sentimental, elaborado con emoción para alegrarnos la vida ya que aquí la hilaridad surge en todas sus variantes: la sonrisa, la risa y la carcajada a través de cartones editoriales, caricaturas, dibujos y fotos, con palabras y frases, y hasta con imágenes eróticas que además transmiten belleza--como lo muestra la maestría del dibujo a la derecha. Este libro tampoco es una simple colección de cartones editoriales porque su capacidad imaginativa aborda el fotomontaje, el collage, borradores de "cómics", bosquejos, estudios y verdaderos dibujos logrados al carbón o a tinta que esperaron el último detalle para darle, a veces el toque final, a veces el toque de humor. Por eso Eleazares y Dojacadas cumple con todo el universo de la caricatura: sátira política, pastiches o imitaciones de personajes, hace distorsiones visuales, crea imágenes de humor absurdo, incluye retratos burlescos o reflexiones gráficas. Todo este arsenal de técnicas y géneros cumple la misión esencial de la caricatura y del dibujo: ridiculizar y entretener. Pero además esta obra transmite conciencia social. Si la caricatura iguala al poderoso con el resto de los mortales y lo convierte en ser humano con defectos y torpezas, Eleazares y Dojacadas supera con creces este precepto: critica a funcionarios corruptos, a narcotraficantes, a potentados, a compañías transnacionales, a cuerpos policíacos y hasta la misma naturaleza con su fuerza destructora. A ellos se les encuentra sus lados flacos, se les aplica la burla, se revelan sus debilidades o sus alcances dañinos de tal manera que su poder, real o ficticio, temporal o permanente, se evapora, se vuelve nada y lo convierte en risa.

Por esa capacidad de denuncia, este trabajo continúa la tradición mexicana de la caricatura de contenido social pero ahora reflejando la vida cotidiana de los Estados Unidos--la imagen de la derecha es un culto a la belleza de la mujer méxicoamericana. Porque su autor, Eleazar Dojaque, no se asimila fácilmente: es prácticamente el único dibujante del suroeste norteamericano que utiliza el carácter combativo de la caricatura mexicana para denunciar la realidad social de la Unión Americana. Y lo hace, además, con el sentir propio de un emigrante porque él mismo lo es. No se sorprenda, entonces, si encuentra aquí imágenes que critican leyes discriminatorias; cartones sobre Bill Clinton, con sus virtudes y debilidades; o ácidas imágenes de elefantes republicanos que caen sobre una Casa Blanca demócrata. Así, rebelde, irreverente y con picardía a la mexicana, con noble sentido del humor, Dojaque caricaturiza a los anglos y a los hispanos para que éstos tomen conciencia, con alegría, del lugar que ahora habitan. Eleazares y Dojacadas, pues, es un verdadero carnaval de imagen y de palabra, que lleva el único fin de entretener con un humor que brota del corazón pero que también denuncia; con un humor lleno de imaginación y colorido sin pretensiones de llegar a un museo; un humor que intenta hacer la vida más gozosa y consciente a todos aquellos seres humanos comunes y corrientes que, por eleazares del destino o por las dojacadas de la vida, se topen con este libro...

Eleazar Dojaque (1937), originario de Sonora, México, cuenta con un amplio currículum académico y profesional relacionado con los géneros de la imagen; su trabajo ha sido diseminado prácticamente por toda la República Mexicana y el suroeste de Estados Unidos. Hizo estudios formales de pintura, dibujo y caricatura en la Academia de Artes Plásticas de la Universidad de Sonora, de la Universidad Autónoma de México y de la prestigiada Academia de San Carlos en el Distrito Federal. Sus primeros cartones editoriales y dibujos aparecen en los años cincuentas en el periódico El imparcial y El sonorense y, posteriormente, en Imagen del noroeste y Tribuna del Yaqui de su estado natal. En Baja California fue caricaturista en La voz de la frontera, El Mexicano y El Heraldo de Baja California; en la ciudad de México colaboró en Ovaciones, Diario de la Tarde de Novedades y Quehacer político; ahí también incursiona en la realización de fotonovelas e historietas. Ingresa al periodismo hispano en Arizona a mediados de la década de los ochenta en los tabloides Ave Phoenix y Prensa Hispana. También se ha desempeñado con éxito como fotógrafo profesional, ganando varios premios en México, actividad que ejerce actualmente en Phoenix, Arizona, Estados Unidos, donde también funge como cartonista, columnista y editor del semanario Monitor Hispano.

“No disponible por el momento”

 

 

Derechos Reservados ©1997- 2014 Editorial Orbis Press
Ultima actualización: Enero 2014